Federico Ortiz, 38 años DJ

DNI: 26181320

Mi nombre es Federico. Tengo 38 años. Hace un par de años consulté al Dr. Grangeat por un dolor muy intenso en la parte lumbar de mi espalda. La realidad es que hacía más de 10 años que me dolía, pero hasta ese momento había sido tolerable. Durante estos diez años, tuve dos episodios muy agudos de dolor, que además de sentirlo en la columna, se me irradiaba hacia las piernas. En el último de estos episodios fue que me decidí a ver al Dr. Grangeat.

Cuando fui a verlo en octubre de 2012, el dolor era muy fuerte, además se extendía a la cadera y no me permitía caminar más de unas pocas cuadras. En la RMN se podía ver una hernia de disco grande en el quinto espacio intervertebral lumbar.

El Dr. Grangeat luego de ver los estudios, me propuso el tratamiento con Ozonoterapia y Plasma Rico en Plaquetas. Además de sentir la mejoría de mi condición, quedé muy sorprendido cuando en mis RMN de control se veía que la hernia de disco había desaparecido. Proseguí con mis sesiones de RPG con el equipo del Dr. Grangeat, en octubre de 2013 el Dr. y su equipo me dieron permiso médico para comenzar a trotar. La alegría fue inmensa, volvía a correr, actividad que había abandonado por mi hernia de disco. Con el tiempo y gradualmente comencé a entrenar nuevamente para larga distancia.

Mi mayor alegría fue que el día 26 de junio de 2016 completé la maratón de 42 km de la Ciudad de Rosario. Luego de 5 años volvía a completar un maratón, y los médicos de importantes instituciones que me vieron en aquel entonces, cuando empecé con mi problema me dijeron que me tenía que conformar con caminar...

Gracias al tratamiento del Dr. Grangeat, no solo camino, sino que logré nuevamente completar una maratón.





Enrique Osvaldo Landin, 54 años abogado

funcionario judicial

Es la primera vez que escribo este tipo de comentarios en mi vida, pero quiero empezar este diciendo “que vale la pena hacer este tratamiento con el Dr Grangeat”. Hace más de 10 años que tengo una hernia de disco y cada tanto me agarra alguna crisis muy dolorosa y postrante que todos los profesionales que consultaba, me diagnosticaban cirugía; cirugía que yo no quería realizar porque conocidos que se la habían realizado, se quedaban con molestias, dolores y con el conocimiento que dentro de un tiempo debían someterse a nuevas cirugías sean rectificativas o cambio de prótesis. Por ello con reposo, inyecciones y fisioterapia iba resistiendo, pero hace seis meses tuve una crisis muy severa (quien ha padecido estos dolores sabe de lo que hablo) y la nueva resonancia exhibió dos hernias y bastantes detalles más. No había forma de poder estar más de 5 minutos en la misma posición; por lo cual no podía dormir en toda la noche, obviamente los traumatólogos especialistas en columna recomendaron intervención quirúrgica, y esta vez con carácter de urgente... Gente allegada a mí me recomendó la ozonoterapia, comencé a investigar el tema, encontré el IAOT y en él al Dr. Grangeat y tuve la consulta. Decidí realizar el tratamiento, con las expectativas relativas pensando que terminaría encontrándome con el bisturí tarde o temprano. Pues no fue asi!!!! El Dr. Grangeat al ver mi estado reconoció la gravedad de la lesión y recomendó el tratamiento indicado... y tengo que decir a todo aquel que crea que estas palabras no son sinceras puedan comunicarse conmigo... Mi dirección de e-mail es enriqueolandini@hotmail.com “El tratamiento me cambió la vida”, no sólo que a la mitad del tratamiento recuperé la posibilidad de dormir toda la noche, sino que el dolor intenso se convirtió en molestia solamente y al término del tratamiento solo me quedó una sensación de estar un poco sin flexibilidad (duro) por el tiempo de no haber podido moverme plenamente... eso es lógico y se recupera con una corta rehabilitación, pero cero dolor, les recomiendo a todas aquellas personas que hayan o estén sufriendo lo que yo sufrí (y que me entienden por lo que se pasa), que consulten al Dr. Grangeat y puedo asegurarles que les cambiará la vida.


Nicolás J. Caballero, 30 años.
DNI: 28.348.302

A los 27 años, levantando un mueble pesado sentí un dolor intenso en la zona baja de mi columna. Ese mismo día el dolor fue aumentando hasta tener que quedarme en cama casi sin poder levantarme. Estaba literalmente doblado al medio.
Una amiga que se enteró de lo que me había pasado me comentó acerca de la Ozonoterapia y me recomendó que fuera al IAOT. En el IAOT el Dr. Grangeat me indicó hacerme los estudios y me diagnosticó una hernia de disco lumbar. Apenas comenzado el tratamiento el dolor disminuyó significativamente y luego de 8 sesiones estaba como nuevo.
Mi vida volvió a la normalidad, retomé mi rutina de box y salgo a correr como antes.


Daniel Salacca, 37 años
DNI: 23.211.971

Una mañana me agaché a levantar el chupete de mi hijo, y quedé totalmente “doblado”.
El dolor era tan intenso que no podía enderezarme. Por indicación de un médico especialista en columna, me realizaron una Resonancia Magnética de columna lumbar en la que se veían tres hernias de disco.
Estaba enterado de la ozonoterapia, en particular del Dr. Grangeat y el IAOT, porque un amigo se había tratado con mucho éxito con él y había evitado la cirugía.
Inmediatamente fui al IAOT, y en la consulta con el Dr. Grangeat le conté todo lo que me había pasado, él me revisó, vio la resonancia y confirmó el diagnóstico. Me recomendó que iniciara el tratamiento lo antes posible. Y así lo hice.

Luego de la cuarta aplicación ya casi no sentía dolor, y en pocos días retomé mi vida normalmente. Hoy, desarrollo mi actividad laboral en forma totalmente normal, sigo jugando al fútbol igual que antes, sin dolor, sin molestias y lo que es mejor, no necesité operarme.


María Saija, 72 años
DNI: 93.524.933 (Italiana)

En 1991 me operaron de una hernia de disco lumbar. En el 2003 me re operaron y me colocaron barras y tornillos en la columna que tristemente se infectaron, por lo cual estuve internada un año por osteomielitis durante el cual me tuvieron que operar 13 veces para limpiar la herida infectada. Cuando superé la infección de esta cirugía me enviaron a casa con una herida muy grande abierta, y mi hija tuvo que ocuparse y curarme de mí dos veces al día hasta que por fin cicatrizó.
En abril de 2010 consulté en el IAOT por un intenso dolor lumbar que llegaba hasta ambas piernas y por el cual caminaba solamente dentro de mi casa y con ayuda de un andador. Hacía un año que usaba parches de morfina permanentes y estaba medicada con: pregabalina, klosidol, dioxaflex, antidepresivos y demás.
Después de la sexta sesión de Ozonoterapia en el IAOT, dejé de usar los parches de morfina, y antes de realizarme las quince sesiones sólo necesitaba recurrir al paracetamol dos o tres veces a la semana.
Actualmente puedo caminar hasta 5 cuadras y ya no uso bastón. Hago una sesión de mantenimiento una vez al mes, y siento por primera vez en muchos años que puedo volver a vivir sin sufrir dolor.


Andrés Mendez

En el mes de marzo de 2012, después de realizar una mala fuerza me diagnosticaron un desplazamiento de la cuarta vértebra lumbar sobre la quinta vertebra junto con una hernia de disco en ese nivel. El dolor e incomodidad que me producía no me permitía realizar ninguna fuerza, no podía levantar una bolsa con una compra de supermercado desde el suelo, me generaba inestabilidad cuando caminaba, no podía hacer deportes entre ellos salir a correr o jugar al fútbol y me contracturaba la espalda y cuello por esa mala postura que me generaba tratar de compensar el dolor. Habiendo pasado un mes en ese estado y tomando ibuprofeno para poder al menos caminar y soportar el día, me propusieron dos tratamientos: uno era operarse de la manera convencional con fijación de columna y el otro el tratamiento de Ozonoterapia. Me decidí a realizar el tratamiento de ozono dado que por estadísticas es más efectivo y mucho menos riesgoso. A medida que avanzaba el tratamiento notaba la mejoría y al completarlo ya me sentía muy bien y recuperado. La recuperación total la sentí a los 6 meses de terminado el tratamiento. Hoy puedo jugar al futbol y puedo hacer vida normal, a su vez puedo realizar largos viajes manejando el auto por mi trabajo. Lo bueno del tratamiento es que no es invasivo y es sin riesgo.


Juan Zona

A los 45 me operaron de una hernia discal en L4L5 exitosamente en principio, pero 12 años después la artrosis que me provocó la operación sumado a los años de vida me provocaron prácticamente una inmovilización que me mantuvo casi 10 meses postrado con dolores intensos que hicieron insoportable mi existencia.
Después de peregrinar por no menos de 5 médicos - traumatólogos y neurocirujanos - que me daban como única solución una cruenta operación que implicaba la inmovilización de tres discos L3L4L5 con pronóstico reservado de recuperación, tuve la suerte de conocer al Dr. Grangeat quien me sugirió un tratamiento de Ozonoterapia, y plasma enriquecido.
Esto que era desconocido para mí, me pareció un método menos cruento que valía la pena experimentar. Después de 15 sesiones de ozono y dos de ozono en quirófano mas plasma enriquecido (aproximadamente 2 meses) comencé a disfrutar una maravillosa mejoría. El paso siguiente y solución definitiva, fue el tratamiento de RPG que hice de la mano de la kinesióloga Bernadet (parte fundamental del equipo del Dr. Grangeat) que me permitió recuperar una vida NORMAL, volví a jugar al golf, volví al gimnasio y volví a vivir.
Hoy a todas las personas que tienen problemas de columna, que son muchas más de las que uno cree, les recomiendo ver al Dr. Grangeat y su equipo, antes de hacer NADA, a quien les voy a estar eternamente agradecido.

¿Donde le Duele?